Leyendas Cortas

Leyendas Cortas

La leyenda de la Nahuala es un cuento popular de origen mexicano conocida por todos sus habitantes, especialmente aquellos de la ciudad Puebla de los Ángeles que es donde se origina la historia, situada en Nueva España.

1

Existen varias versiones de esta historia e incluso hay una película animada ambientada en dicha historia, a continuación si estás interesado en conocer la historia original de la leyenda de la Nahuala, te recomendamos seguir leyendo.

¿Cuál es la historia de la leyenda de la Nahuala?

En las grandes calles de Puebla de los Ángeles existía una casa abandonada la cual nadie se atrevía a visitar, ¿la razón? Estaba poseída por el espíritu de una bruja malvada la cual recibe el nombre de Nahuala.

2

Dicha bruja murió hace bastante tiempo, sin embargo antes de su muerte se apoderó del alma de dos niñas por lo que únicamente necesita el alma de un niño más para poder resucitar de nuevo en el día de los muertos y de esta manera, acabar con la ciudad y todos sus habitantes; de ahí a que todos los padres siempre advirtieran a sus hijos de que nunca debían acercarse a dicha casa bajo ningún concepto.

Un día un niño llamado Fernando hizo caso omiso de la advertencia de sus padres y estaba dando un paseo con su hermano peligrosamente cerca de la casa abandonada para poder curiosear un poco y ver si dicha historia era cierta y entonces pasó lo inesperado: El cuerpo de uno de los niños fue abducido hacia el interior de la casa por el espíritu de la Nahuala.

3

 

Para evitar la catástrofe, su hermano Leo junto con su abuela y varias personas más, afrontaron sus miedos y entraron a la casa para salvar a Fernando y de esta manera evitar que sucediera lo peor y como es de esperar en cualquier tipo de leyenda, consiguieron salvar al pobre niño y acabar con la Nahuala.

¿Desde qué año data dicha historia?

La historia de la leyenda de la Nahuala data desde el año 1807 aproximadamente y fue pasada de generación en generación de padres a hijos.

Obviamente no es una historia real, sino más bien un mito aunque cabe la posibilidad de que la mujer llamada Nahuala existiera en la realidad, algo similar a la historia del conde Drácula, pero simplemente todo un poco más exagerado y con un cierto toque de misticismo y leyenda.

 

 

 

Leyendas Cortas

La lanza del destino también conocida como lanza sagrada, lanza de cristo o lanza de Longino es el nombre que recibe la lanza que se le dio al soldado Romano para atravesar a Jesucristo en su costado mientras este estaba crucificado

1

La historia de la lanza del Destino

En el Evangelio de San juan (19:34) podemos leer que después de la muerte de nuestro salvador Jesucristo un soldado Romano llamado Longino atravesó con su lanza el costado de Cristo y del cual salió sangre y agua.

No se sabía nada de esta lanza hasta que en el año 570 A.C San Antonino de Piacenza, militar del ejército romano y miembro de la Legión, menciona que en la basílica de Monte Sión vio “la corona de espinas con la cual coronaron a nuestro Señor y la lanza con la cual lo perforaron en el costado”

Es por ello que la mención de la lanza que se da en la iglesia del Santo Sepulcro en el llamado Breviarus, tal y como menciona el señor de Mely (Exuviae, III, 32), no es algo fiable.

2

 

Por otro lado, en una miniatura del famoso manuscrito siríaco de la Biblioteca Laurentina de Florencia, iluminado por una Rábulas en el año 586, el incidente de la apertura del costado de Cristo recibe un protagonismo altamente significativo.

Por otra parte, el nombre de Longinos – sí, esto no es un añadido posterior – está escrito en caracteres griegos (Loginos) por encima de la cabeza del soldado que está empujando su lanza contra el costado de nuestro Salvador. Esto parece demostrar que la leyenda que le asigna este nombre al soldado (que, según la misma tradición, había sido sanado de la oftalmía y convertido por una gota de la preciosa sangre que brotaba de la herida) se remonta al siglo VI.

También se data la existencia de una lanza la cual es idéntica a la de la historia en Jerusalén a finales del siglo VI, cuya presencia fue confirmada medio siglo antes por Casiodoro y más adelante, también lo fue por Gregorio de Tours.

Existe una lanza que se cree que es idéntica a la que atravesó el cuerpo de cristo la cual fue venerada en Jerusalén al final del siglo VI, y la presencia de esta importante reliquia es atestiguada medio siglo antes por Casiodoro y posteriormente por Gregorio de Tours.

Luego en el año 615 Jerusalén fue tomada por Cosroes, un teniente del rey Persa y por lo tanto todas las reliquias cayeron en sus manos. En el Chronicon Paschale se relata que la punta de la lanza se rompió y se le otorgó a Nicetas, el cual la llevó a Constantinopla y la dejo en la iglesia de Santa Sofía.

3

Durante la Revolución francesa las reliquias fueron trasladadas a la Biblioteca Nacional, y, aunque la Corona la haya preservado, la otra parte de la lanza sigue desaparecida.

En cuanto a la otra parte de la lanza, Arculpus la vio en Jerusalén en el año 670 donde supuestamente fue restaurada por Heraclio y desde entonces, no se supo más de ella.

¿Dónde se encuentra a día de hoy la lanza del destino?

A día de hoy existen alrededor del mundo varias supuestas lanzas de cristo, por ejemplo la lanza de San Mauricio, la cual se encuentra en Viena. También existe por ejemplo otra lanza alojada en Cracovia, la cual según ellos, lleva ahí durante más de 8 siglos aunque su historia no se pueda rastrear.

Leyendas Cortas

Hoy en día muchas personas conocen la leyenda del jinete sin cabeza por el hecho de que la misma fue retratada por diversas producciones televisivas, además de existir un libro que habla de la misma escrito por Washington Irvin, el cual es sin duda recomendado para quienes quieren conocer la historia original, puesto que muchas de las adaptaciones fueron modificando la esencia inicial de esta historia de ficción.

jinete sin cabeza

La historia cuenta que se trataba de un mercenario alemán quien encarna la piel del mítico personaje conocido como el jinete sin cabeza. El mismo pertenecía a la armada británica o fue contratado por la misma para la revolución de 1776, en donde también habían otros 548 mercenarios de Alemania que servían para la guerra, de los cuales muchos perdieron la vida, aunque éste en particular fue capturado por los soldados enemigos de Sleepy Hollow y fue decapitado con la espada que llevaba, algo que sin duda marcó su historia.

De acuerdo a la leyenda el espíritu del jinete acostumbraba a aparecer a la noche y decapitaba a sus víctimas rápidamente llevándose sus cabezas, algo que sin duda paralizó al poblado de Sleepy Hollow, cerca de Nueva York, en donde fue decapitado, por lo que nadie quería quedarse en los puestos de vigilia para de esa manera alertar a los demás en el caso de un ataque sorpresa.

 

La leyenda original del jinete sin cabeza queda a la interpretación de cada lector, puesto que no deja bien en claro si se trata de un espíritu el cual acostumbra a aparecer en medio de la noche y decapita a sus víctimas, o si es uno de los mercenarios que quedó vivo el que se disfraza y desaparece a la noche para decapitar a los demás soldados y de esa manera dejar viva esta leyenda que hasta el día de hoy aterra a las personas de los pueblos más alejados de los Estados Unidos, en donde el andar a caballo por la noche es bastante común.

Disney fue una de las compañías que apostó por revivir esta leyenda en una producción conocida como La leyenda de Sleepy Hollow, en donde menciona que el espíritu de este jinete de origen alemán acostumbra a aparecer únicamente en Halloween, es decir el 31 de octubre de cada año, para de esa manera llevarse la cabeza de alguno de los pobladores de ese lugar. Y a pesar de esta leyenda muchas personas acostumbran a visitar ese lugar en esa fecha para verdaderamente constatar si se trata de una leyenda urbana real o falsa.

Leyendas Cortas

La leyenda de El Dorado es muy común en la actualidad, puesto que la misma ha trascendido las fronteras de Colombia, en donde se originó, para pasar a instalarse y transmitirse en diferentes regiones de América, como es el caso de Perú y Argentina.

el dorado

Originalmente esta leyenda se remonta al año 1.534 cuando un indio logró comunicarles a los conquistadores españoles una extraña costumbre que se realizaba en una laguna ubicada en lo que hoy se conoce como Guatavita. Se trataba de un ritual en el cual arrojaban valiosísimas piedras preciosas al río para de esa manera celebrar el ascenso de un nuevo cacique, lo que llamó la atención de los conquistadores que realizaron numerosas expediciones en la búsqueda de estas piedras que nunca encontraron ciertamente.

Hoy en día esta laguna es visitada por miles de turistas que se asombran por la leyenda de El Dorado, y se sorprenden aún más por el hecho de que a pesar de todas las expediciones nunca se pudo encontrar ningún objeto valioso que permita a los españoles asegurar que ese ritual era verídico.

El ritual al que estaban acostumbrados los indios cada vez que asumía un nuevo cacique era muy simple: cuatro indios acompañaban al nuevo cacique en una balsa hasta el centro de la laguna, lugar que estaba marcado gracias a dos grandes cuerdas que lo cruzaban perpendicularmente. Allí, el indio cacique que estaba bañado en oro molido se arrojaba a las profundidades de la laguna, y a su vez los acompañantes arrojaban toda clase de piedras preciosas al fondo del lago.

Los indios nunca supieron el valor real que tenían esas piedras que brillaban, puesto que simplemente las utilizaban para rituales que hagan prosperar la paz y la salud de la comunidad. Aunque los españoles tenían otra concepción de este tipo de piedras, puesto que eran lo que estaban buscando al conquistar nuevas tierras, es por ello que diversas expediciones se realizaron entorno a este lugar que hoy es territorio Colombiano.

Esta laguna se encuentra tan solo a 75 kilómetros de Bogotá, la capital colombiana, por lo que muchos de los turistas que llegan a este país de América Latina tienden a visitarla para presenciar el lugar que utilizaban los antiguos habitantes para realizar sus más sagrados rituales para preservar la organización de su comunidad, y a su vez honrar a sus dioses ofreciendo piedras preciosas como simples ofrendas arrojadas a las profundidades de este mítico lago.

Leyendas Cortas

La leyenda de la llorona es muy contada en regiones rurales, puesto que la misma cuenta la historia de una mujer que acostumbra a vagar en las cercanías a los ríos emitiendo un llanto verdaderamente desgarrador que puede escucharse a una gran distancia, y que sin duda alguna ahuyenta a los viajeros y a los propios residentes de esas regiones.

Mito la Llorona

Según cuenta la leyenda una joven que vivía en una zona rural estaba tan acostumbrada a convivir con animales de todo tipo como vacas y pájaros que la acompañaban día y noche, que nunca pensó que existía una vida diferente a la de ella, y que creía que era lo mejor que le podía haber ocurrido.

la llorona

Un día cuando se alejó bastante de su casa llegó hacia una gran residencia en el campo, y al ser temporada de verano se encontró con la familia del patrón allí, algo que sin lugar a dudas le llamó la atención puesto que vio que las mujeres de su edad que se encontraban allí no se veían como ella, y tampoco actuaban como ella amando a los animales y viviendo una vida sin preocupaciones, puesto que eran mucho más finas y estaban hablando de cosas de la gran ciudad.

La mujer del patrón vio a esta muchacha descuidada y solitaria, y decidió adoptarla y llevarla con su familia a la ciudad, aunque no para vivir de igual manera que sus hijas, sino que simplemente para hacer las tareas rutinarias de la casa y a su vez sin necesidad de gastar demasiado dinero.

La vida en la ciudad

La joven del campo conoció la gran ciudad, todos sus atractivos, comenzó a vestirse como las demás mujeres, y a su vez conoció a muchos jóvenes guapos que la invitaban a bailes y a beber licores. Pasado el tiempo, y con frecuentes salidas nocturnas, la muchacha quedó embarazada, y nunca supo quien era el padre, algo que la avergonzó y la obligó a volver al lugar donde se crió. Tanta vergüenza tenía que decidió dar a luz al bebé en una región cercana a un río y lo dejó allí para que la corriente de agua se lo lleve.

Se dice que la joven se arrepintió rápidamente de lo que hizo, y decidió ir a buscarlo a su hijo pero nunca lo encontró. Es por ello que en los lugares rurales cercanos a grandes ríos acostumbran a escucharse el llanto de una mujer que se encuentra en la búsqueda de su hijo.